Categories

Mensajes de Cumpleaños y Aniversarios
[rev_slider homepage]
Mi Preciosa Nuera

Mi esposa lleva días recordándome que hoy se celebra una fecha especial, ¡como si pudiera olvidarla! Es el cumpleaños de mi preciosa nuera…

Te deseo el mejor de los aniversarios y aprovecho este mensaje para darte algunos avisos, así que no te sorprendas demasiado: te pediré permiso para sacarte a bailar durante toda la fiesta, llevarte lo mejor de la comida y robarte la atención del resto de los invitados. Ya sabes, como suegro, debo tener ciertos privilegios ¿no te parece?

Espero que puedas compartir junto a mi hijo muchos años, meses, días, horas de felicidad, prosperidad y amor. Ambos se lo merecen. Tú, en particular, has traído a nuestra familia toneladas de alegría y ternura. Lo hermoso de tu persona se refleja maravillosamente en mis nietos consentidos. Gracias por ser como eres.

Y ahora, ¡no perdamos más tiempo, porque cada minuto vale oro! ¡Qué comiencen los festejos!

Apreciada Nuera

Después de todo un año, llegamos otra vez a tu día, apreciada nuera: ¡feliz cumpleaños!

Nuestra relación ha sido hermosa desde el primer momento, digan lo que digan por ahí. Entre la suegra y su nuera puede existir la mayor cordialidad posible. Tu carisma, tu personalidad tan interesante y tu autenticidad ganaron mi confianza. Te abrieron un lugar importante en mi corazón, junto al resto de mi familia.

Por eso, con estas palabras quiero agradecerte la felicidad que le has brindado a mi hijo con tu amor, tu ternura y tu gracia especial. Ruego al cielo que te regale muchos años en su compañía y a mí una larga vida para ser testigo de semejante maravilla.

Así, pues, celebra este día con el mayor de los gozos. Permíteme unirme al festejo, no solo como tu suegra, sino como tu segunda madre. Cuenta conmigo para lo que quieras.

¡Felicidades!

Qué Sería De Mi Vida

Madrina preciosa ¿qué sería de mi vida sin ti? Ni siquiera puedo imaginarlo.

Cuando mis padres te eligieron, no se dieron cuenta de lo importante que te volverías en mi vida. Mis primeros años fueron como los de cualquier niña: felices, llenos de juegos y travesuras, creciendo rápido, aprendiendo mucho. Luego todo cambió.

Y fue en ese momento, cuando mis padres ya no estaban, cuando te encargaste de mí como si fuese tu propia hija. De ese modo, te has convertido en mi madre, mi consejera. Me enseñaste a seguir adelante, fortalecerme en las adversidades y sacar el mejor partido de las oportunidades que la vida me brinda.

Así, madrina de mi corazón, hemos llegado a este maravilloso día, en el que celebras un año más de vida. Hemos preparado la mejor fiesta para ti. Todos los regalos y las felicitaciones no alcanzan para expresar el amor por la mejor madrina del mundo: tú. Soy tan afortunada…

¡Feliz cumpleaños!

Saludos, Madrina

Saludos, madrina. ¿Te sorprende este mensaje? Entiendo el por qué.

En mi niñez estuviste muy presente, ayudando a mis padres con mi educación. Después fui creciendo, nuestras vidas cambiaron y cada quien tomó su propio camino.

La distancia nos ha separado un poco y ya no conversamos como antes. Sin embargo, el cariño que siento hacia ti no ha disminuido. Aprecio cada día más los momentos que compartimos, tus consejos, tus regaños cuando me estaba desviando del buen camino. Siempre los tengo presentes en mi jornada cotidiana.

Por eso te agradezco y le pido a Dios que te regale en este nuevo año de vida muchas bendiciones, proyectos cumplidos y nuevas metas por lograr. También le ruego para que tu existencia dure largos años y puedas seguir ayudando a la gente como me ayudaste a mí.

¡Feliz cumpleaños, madrina!

El Abrazo Más Grande

Hola madrina, estoy muy contenta por tu cumpleaños, por eso te quiero felicitar con el abrazo más grande y suavecito que puedo darte.

Aunque yo no te escogí como mi madrina, sé que mis padres tomaron la mejor decisión. Tengo la mejor madrina del mundo, la más divertida, la más inteligente y buena. Desde pequeña me enseñaste las oraciones y me explicaste que había un Dios maravilloso que cuidaba de nosotros.

Me ayudaste a recorrer el camino de la fe y me aconsejaste cuando estaba triste o me sentía rebelde. Quiero agradecerte por todo eso y desearte el mejor cumpleaños. Le pido a Dios largo tiempo de vida para ti, salud y prosperidad, como recompensa por tu hermosa labor.

Hemos preparado un pastel muy sabroso en tu honor. Disfrútalo y comparte con nosotros tu día especial.

¡Gracias y felicidades!

Conmigo En Tus Brazos

Estaba muy pequeño cuando me bautizaron, no recuerdo nada de ese día… Afortunadamente, tomaron muchas fotos y hoy puedo emocionarme al revisarlas. Allí estás tú, madrina, sonriente, conmigo en tus brazos, prometiendo mi fidelidad a la fe y ratificando tu compromiso de acompañarme en el camino de la vida.

Te digo que has sido una madrina maravillosa, una segunda mamá. Tus consejos son insuperables y me han librado de cometer equivocaciones de las que me hubiese arrepentido. Tú, en unión de mis padres, me has conducido con firmeza y cariño, me has visto crecer, madurar. Has tenido un papel vital en la formación de mi personalidad.

Por estas razones y otras que se me escapan en este momento, quiero felicitarte por tu cumpleaños, madrina. También espero compartir contigo muchos días más de alegrías y bendiciones, seguir contando con tu apoyo incondicional y recompensar tu ayuda con mis buenas obras.

Ya tienes el cielo ganado, madrina. Te amo.

Excelente Decisión

Hace mucho tiempo mis padres tomaron una excelente decisión: elegirte como mi madrina. Eres una mujer llena de sabiduría, alegre, de humor inmejorable, creativa y lo más importante de todo, de conducta intachable. Das testimonio de vida con tu ejemplo, eres la mejor guía para hacerme crecer en la fe, esperanza y caridad.

Por eso, quiero entregarte a través de este mensaje mis más sinceras felicitaciones en tu cumpleaños. Le pido a Dios que te regale muchos años más en compañía de tus seres queridos, recibiendo todo el afecto que tenemos para darte. Así también podré disfrutar de tu presencia y lograré aprender todo lo hermoso que puedes brindarme.

Que el Señor te colme de muchas bendiciones este y todos los días de tu vida. Gracias por ser mi madrina. Te amo con todo mi corazón.

¡Felicidades!

Casi Hermana

A mi prima y casi hermana, en su cumpleaños, quiero desearle el mejor y más feliz de los días.

Eres mi prima favorita, compartimos tantos momentos únicos, siempre hablamos de todo lo que nos pasa, bueno o malo, agradable o desagradable. Somos confidentes de secretos que nadie más conoce y nos aconsejamos mutuamente. ¿Qué más se le puede pedir a una relación perfecta?

Me siento muy afortunada de tenerte como parte de mi familia. Aunque la distancia a veces nos impida vernos, usamos todos los medios para mantenernos en contacto. Por eso, a través de este mensaje quiero confirmarte lo mucho que te aprecio, el amor inmenso que nos une y la alegría que me hace dar saltitos en la celebración de un año más en tu vida.

Espero que, como todos los años, tengas 24 horas llenas de diversión. Lamento no poder acompañarte pero sabes que nuestro afecto no perderá ni un poquito de intensidad.

Te amo, prima, felicidades.

Tu Día Especial

¡Prima adorada! Por fin ha llegado tu día especial. Ambas lo esperábamos ansiosamente.

Siempre te he admirado por tu forma de ser. Eres la persona que afronta situaciones difíciles sin perder la calma ni caer en la desesperación. ¡Me encantaría ser un poco más como tú! Y te digo sinceramente, más que primas, somos casi hermanas, por eso, en unos minutos de este día me darás unos cuantos consejos de cómo tomar la vida con tan buena actitud.

Espero que hoy celebres el mejor cumpleaños de todos los que recordamos. Te mereces el pastel más bonito y delicioso, el brindis más emotivo, la comida más abundante, los regalos más generosos. Todo es poco para ti, así que aderezamos cada detalle con un montón de cariño y dedicación, porque, no está de más decírtelo, te amamos muchísimo.

Que las bendiciones te lluevan a cántaros, prima querida, y no temas empaparte de ellas.

¡Feliz cumpleaños!

Alegría Cotidiana

Prima querida, tú reflejas todo lo que has aprendido de tus padres, seres tan maravillosos que no podían traer al mundo a nadie más especial. Eres nuestro punto de referencia, nuestra alegría cotidiana. Además tu carisma nos contagia y tu inteligencia nos ilumina. Gracias por ser quien eres.

No permitas nunca que las situaciones negativas de la vida alteren tu serenidad ni cambien tu personalidad tan brillante. Sé como el bambú, fuerte al mismo tiempo que flexible, sin perder jamás su esencia. Así podrás superar todos los obstáculos, vencer todas las pruebas que se te presenten y alcanzar cada uno de tus sueños.

Tienes en ti la semilla del éxito, cultívala en cada momento. Hoy, día de tu cumpleaños, te ayudaremos a abonarla con nuestro amor, millones de besos, sonrisas y abrazos. Celebra la vida a cada instante y cuenta con todos tus primos para lo que necesites.

¡Feliz cumpleaños!