Close

Linda y Maravillosa

Linda y Maravillosa

Cuando me llevaban a visitar a mi abuela, yo le regalaba flores que recogía en el camino, su rostro de felicidad cuando las recibía es la huella que llevó tallada en mi corazón. Pienso, que Dios se camufló en ella cuando llegan a mi memoria los recuerdos de mi tierna infancia al lado de la mujer más linda y maravillosa que conozco.

Abuela nunca tendré como pagarte tanta felicidad que me regalas cuando te veo y por ser el sol de mis días tristes. Hoy celebras una día muy especial para tu vida, recibe un abrazo gigante viejita divina.

Feliz día, te quiero.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *