Close

Mensajes de Cumpleaños y Aniversarios

No Podemos Olvidar

Hoy queremos homenajear a una tía muy especial, por quien sentimos mucho cariño y a quien no podemos olvidar en este día tan importante: ¡Feliz cumpleaños, tía! Esperamos que durante estas 24 horas de estreno y todo el año de vida que inauguras tengas las mejores experiencias, los días más hermosos, alegrías por montón y felicidad a raudales. Si hay algún día gris, no le des demasiada importancia y continúa adelante. Atesora lo hermoso y olvida lo malo. Y para celebrar por todo lo alto, tus seres queridos hemos preparado una reunión como no se ha visto antes. Cada detalle ha sido pensado para complacerte y consentirte, al igual que tú nos consientes a nosotros, tía querida. Disfruta tu cumpleaños y pide los mejores deseos para tu vida. Estamos seguros de que se te cumplirán, porque a las almas buenas como tú siempre les escuchan sus peticiones. ¡Felicidades!

Tu Propio Mundo

Hola tía… Sabemos que andas en tu propio mundo y que no te gusta ser molestada. Sin embargo, hoy te toca soportarnos un rato, porque es, nada más y nada menos que… ¡El día de tu cumpleaños! La vida te premió con unos sobrinos maravillosos como nosotros. Por eso, hoy nos dedicaremos a consentirte de la mejor manera. Traemos un pastel delicioso, mucha comida preparada con nuestras propias manos (¡no te asustes, no provoca efectos secundarios!) y varios regalos escogidos especialmente para nuestra tía favorita. Gracias por tus infinitas atenciones, por estar pendientes de nuestras necesidades y problemas, por recibirnos en tu hogar cada vez que se nos antoja llegar. Tu generosidad y cariño no tienen límites. Esperamos brindarte el mejor de los cumpleaños que has celebrado hasta ahora y pedimos que nos acompañes por mucho tiempo más, porque una tía como tú no se encuentra en ninguna parte. Somos afortunados de tenerte. ¡Felicidades!

Al Primo Más Trabajador

Al primo más trabajador y esforzado de esta familia le queremos decir de todo corazón: ¡Feliz cumpleaños! Hoy te mereces el más espectacular día de descanso. Tu familia te consentirá como a un rey y te serviremos los mejores manjares preparados con cariño. También llenaremos tu hogar con los regalos más adecuados para un homenajeado como tú. Tus deseos serán órdenes y cada capricho que tengas lo haremos realidad al instante. Bailaremos, cantaremos, comeremos, beberemos, reiremos y lloraremos hasta que salga el sol. Son apenas 24 horas, ¡hay que disfrutarlas completas! Finalmente para cerrar con broche de oro, cantaremos cumpleaños, soplarás las velas, pedirás muchos deseos y te abrazaremos esperando que celebres muchísimos años más. Y mañana, volviendo a tu rutina cotidiana, te tocará limpiar y recoger todo el desastre que ocasionamos con motivo de la fiesta. Sabemos que te gusta trabajar, ¿no es así? ¡Te amamos!

Intenta Adivinarlo

Hola primo… ¿sabes quién soy? Intenta adivinarlo… Ya sé, tienes muchas opciones, pero al menos sabes que soy de la familia. Mientras descubres al personaje, te quiero desear el mejor de los cumpleaños. Eres el más despistado de los primos que tiene nuestro grupo familiar y por eso, nuestro cariño es mayor. Claro ¡alguien tiene que ayudarte a poner los pies sobre la tierra! ¿Recuerdas las bromas que te hicimos cuando éramos niños? Eras nuestra víctima favorita. Siempre caías en nuestras trampas, quedabas en último lugar en las competencias y terminabas exhausto después de cada juego. Era hermoso ver tu sonrisa permanente y tu actitud serena. Hoy admiro tu personalidad y supongo que seguirás afrontando la vida con mentalidad de ganador, aunque no siempre triunfes. Nos enseñaste una gran lección que hoy queremos agradecerte con el mejor pastel y los regalos más originales. ¡No te asustes! Hoy nadie te hará bromas pesadas, es tu cumpleaños. Te amamos. ¡Disfruta tu día!

Me Acordé

En este día especial para ti, apreciado primo, quiero desearte el mejor de los cumpleaños… ¿Qué pasa? ¿Te sorprende mi mensaje? Pues sí, primo, me acordé… Sé que no conversamos con frecuencia y se nos pasan los meses sin que sepamos el uno del otro. Estamos bastante ocupados ¿verdad? Sin embargo, eso no me impide hacer un alto en mi rutina cotidiana para felicitarte. Además, es una sola vez al año y debemos festejarlo como Dios manda. Por eso, hoy pide todos los deseos que quieras al soplar tus… no sé cuantas velas. Que vivas un año lleno de éxitos y proyectos cumplidos, fortaleciendo la unión con nosotros, tu familia, agradeciendo las bendiciones recibidas. También anhelo que de aquí en adelante nos comuniquemos con más frecuencia y compartamos muchos momentos más. Cuenta conmigo, primo, no dudes en buscarme cuando me necesites. ¡Para eso estoy! ¡Felicidades!

Nuestro Primo Consentido

Este mensaje ha sido escrito con todo el cariño por los primos mayores para nuestro primo consentido. ¡Hasta hace poco eras una criatura de pocos años! Es increíble lo rápido que transcurre el tiempo y lo mucho que te ha cambiado. Por fuera, pasaste de ser el niño travieso a ser un adolescente alto y elegante. Tu personalidad también ha cambiado bastante, aunque sigues siendo un joven inteligente y audaz, con mayores capacidades. Desde nuestra experiencia te decimos: aún te queda mucho por vivir. Aunque pienses que has llegado muy lejos, recuerda que cada año trae sus propios aprendizajes. Si tomas bien las lecciones, te convertirás en un hombre lleno de sabiduría sin perder el entusiasmo de la juventud. Bueno, ya basta de sermones y consejos. Ahora, a celebrar en grande. Baila, canta, ríe, come lo que quieras, disfruta al máximo que los cumpleaños solo duran 24 horas. Nosotros te ayudaremos a no perder ni un instante de este tiempo. ¡Felicidades!

Una Nueva Edad

Primo querido, hoy alcanzas una nueva edad y, esperamos, un poquito más de madurez… ¡Es broma! Sabemos que eres ya todo un adulto. Recuerdo esos momentos de nuestra niñez cuando jugábamos durante horas, sin cansarnos jamás. ¡Cómo pasa el tiempo y cómo nos ha cambiado la vida! Ahora ya eres todo un hombre, con muchas responsabilidades, una familia preciosa y muchos proyectos. ¡Qué hermoso rememorar el camino andado! Las experiencias agradables y negativas, los aciertos y los errores. Todo lo vivido te ha hecho quien eres y damos gracias a Dios por ello. Que celebres tu cumpleaños con mucha comida, buena música, besos y abrazos. Ya que solo es una vez al año, hay que aprovechar la oportunidad para festejarlo al máximo. También esperamos que los días por venir estén colmados de éxitos, bendiciones y alegrías, tantas o mayores a las de hoy. ¡Felicidades!

Ya Nos Alcanzaste

Querida prima: gracias al cielo has llegado a la tercera edad… ¡Ya nos alcanzaste! Si empezáramos a describir todo lo que hemos vivido desde que éramos pequeños, no alcanzarían las horas de tu cumpleaños para recordarlo todo. Tantas experiencias, tantos cambios. Afortunadamente, hemos tenido la oportunidad de vivir una larga e interesante vida, así que hoy lo celebraremos como se merece. Fuiste la prima traviesa en la niñez. La adolescente coqueta y parlanchina. La joven mujer con muchas ambiciones y proyectos por cumplir. La adulta reflexiva y constante. Hoy te vemos como una persona feliz y satisfecha por lo logrado, serena ante lo que no resultó como esperaba, con una actitud optimista que mira hacia el futuro… ¡Aún queda mucho por vivir! Te deseamos el mejor cumpleaños de todos. Aunque ya no tengamos el desenfreno de la juventud, contamos con la sabiduría que nos permite festejar desde los pequeños detalles y las cosas sencillas. ¡A celebrar!

La Más Pequeña

Hoy, la más pequeña y consentida de las primas está celebrando un añito más. ¡Qué alegría para todos tus seres queridos! Eres el alma de la fiesta, el centro de atención en cada reunión, la luz de cada encuentro. Tu carisma, tu alegría e ingenuidad nos recuerda la ternura propia de los primeros años de vida. Aún recordamos, como si fuese ayer, ese día tan esperado cuando por fin llegaste al mundo para adornarlo con tu presencia. Disfruta de tu niñez y juega todo lo que puedas. Deseamos que en la fiesta de cumpleaños seas muy feliz con todos los regalos, dulces y sorpresas preparadas por tu familia y amigos. Aunque crezcas, aunque cambies, conserva lo mejor de ti en todo momento. Pues es lo que te ayudará a triunfar y lograr todos tus sueños. Siempre serás nuestra princesa adorada. ¡Te amamos! ¡Feliz cumpleaños!

Estoy Ensayando

Feliz cumpleaños a ti, feliz cumpleaños a ti… ejem, ejem. Estoy ensayando para un día especial: ¡el tuyo, padrino! Eres el padrino más divertido que pudo tocarme. Yo creía, cuando mis padres me explicaron quién eras tú y el papel que ibas a jugar en mi vida, que serías un personaje muy serio del cual tendría que aprender muchas lecciones, obedeciendo sin replicar. Con lo travieso que yo era… Sin embargo, la realidad superó mis temores. En verdad me has enseñado un montón de cosas, pero siempre con la didáctica de los mejores maestros, el cariño y la paciencia infinita de los grandes santos. Nunca falta tu sorprendente humor, esos toques de picardía… Yo espero demostrar con mi vida lo buen ahijado que soy, empezando por celebrar tu nuevo año con buena música, abundante comida y numerosos regalos. Te lo mereces, querido padrino. ¡Bendiciones para ti!

En La Distancia

A mi padrino, en la distancia, le deseo el mejor cumpleaños de toda su vida. Los kilómetros no me impedirán mandarte mis felicitaciones, ni entregarte a través de este mensaje, una pequeña muestra del inmenso cariño que guarda mi corazón por ti. ¡Mágicos fueron los momentos de mi niñez! En ellos me acompañaste, enseñándome lecciones sobre la vida y la fe. Gracias a tu tiempo y ternura, conocí a Dios, di mis primeros pasos en el aprendizaje de las verdades eternas. Agradezco profundamente a ese Dios por colocarte en mi camino. También le pido encarecidamente que colme tu existencia con muchos días de alegrías. Además con un montón de gente que te ame, éxitos y bendiciones. Estoy segura que tu premio en el cielo será hermoso, tanto como lo han sido tus buenas obras. Espero que, más pronto que tarde, pueda estrecharte en mis brazos y demos juntos gloria al Dios que tantas cosas buenas nos ha regalado. ¡Gracias por todo!

Mi Segundo Papá

Viene en camino un pastel muy especial, comida deliciosa y un montón de regalos para aquel que se ha convertido en mi segundo papá y en mi primer amigo. Adicionalmente, traemos toneladas de cariño y abrazos solo para ti. ¡Feliz cumpleaños, padrino! Hay numerosas razones para celebrar esta ocasión con tanto regocijo. La primera es, por supuesto, tu aniversario de vida. La segunda, queremos homenajear a un hombre íntegro, inteligente, quien da todo por su familia. La tercera, deseo agradecerte por la formación que me has dado. De todos los maestros de vida, has sido el mejor… La lista sigue, pero la comida se enfría y las bebidas se calientan. Así pues, mientras disfrutamos de los festejos, te seguiré explicando las causas de mi felicidad y lo afortunado que me siento de tenerte como padrino. Las mejores bendiciones de Dios para ti… ¡Felicidades!

Una Fotografía

Estoy viendo una fotografía de una bebé llorosa y un hombre que la toma en sus brazos: tú, padrino. Tu expresión es la de un hombre preocupado, inseguro de la responsabilidad que acaba de asumir. Hoy, día de tu cumpleaños, te digo de corazón: ¡lo has hecho excelente! Costó un poco convencerte para que fueses mi padrino, pusiste muchas excusas. Sin embargo, la amistad que te unía con mis padres superó el miedo y aquí estás, rodeado de tus seres queridos, de tu ahijada consentida. No puedo imaginar mejor padrino que tú. En tu honor, tendrás el día más especial de todos, para que celebres como Dios manda. Pienso cuidarte mucho, tanto como tú cuidaste de mí cuando era pequeña. De esta manera, podremos celebrar muchísimos años más compartiendo experiencias, festejando las cosas buenas, consolándonos en las no tan buenas. ¡Miles de bendiciones para ti, padrino!

Unos Cuantos Años

¡Felicitaciones por tu cumpleaños, querido padrino! Son unos cuantos años ya… Desde temprano le he pedido a Dios que te otorgue una larga vida, mucha felicidad junto a tu familia y la multiplicación de tus amigos como flores en un jardín. Por ser quien eres, no tengo dudas de que las personas que te aman serán cada vez más abundantes. Es sencillo quererte. Desde el día de mi nacimiento ya habías sido elegido como el padrino ideal. Tu excelente carácter, buen humor, sentido común y sobre todo, tu vida de fe, les dieron a mis padres la certeza para entregarme como ahijado. Desde mi bautizo he podido aprovechar tu presencia tranquilizadora y cada uno de tus sabios consejos. Estoy seguro de que la vida te recompensará con creces tu generosidad, tu entrega amorosa. Gracias por ser mi padrino y mi amigo.

De Novia Con Mi Hijo

Hasta hace poco, me parece, estabas de novia con mi hijo, enamorada y con un montón de proyectos. ¿Lo recuerdas? Luego ambos decidieron dar el gran paso y todos nos unimos para preparar su matrimonio. ¡Cómo disfruté esos días de tiendas, flores, planes y carreras! Se casaba mi hijo y yo ganaba una hermosa hija. Por eso, desde mis sentimientos más profundos te quiero desear el mejor de los cumpleaños, nuera querida. Has traído alegría a esta familia con tu presencia y especiales virtudes. También has llenado mi tiempo con nietos risueños que me consienten, me hacen sentir joven otra vez. Gracias por eso y por todo lo que aportas en nuestras vidas. Espero que puedas festejar muchos años más en nuestra compañía, que puedas ver crecer a tus niños y acompañarlos en ese camino maravilloso y a veces difícil de la existencia. Como madre, estoy segura de que lo harás muy bien, como esposa seguirás brindando amor a mi hijo y como nuera compartirás con nosotros muchos momentos especiales. ¡Feliz cumpleaños!

Llegaste Tú

Yo creía, hace algunos años, que mi familia estaba completa, pensaba que mi felicidad no podía ser mayor de lo que ya era. Afortunadamente, me equivoqué. Llegaste tú y nos demostraste lo plena que podía ser nuestra alegría. ¡Felicidades en tu día, querida nuera! En tu honor, todos hemos preparado una celebración muy especial. Además de los regalos materiales, te queremos agasajar con toneladas de amor (¡tranquila que eso no engorda!), millones de sonrisas, innumerables abrazos y besos por montón. Tendrás para todo un año y mucho más… Hoy tú eres la reina, la más consentida, el centro de atención. Disfrútalo porque te lo mereces. Continúa sembrando en tu familia todas esas virtudes que te adornan como flores en un jardín. Sabes que nos tienes siempre a tu disposición para lo que haga falta, ese es el trabajo de los suegros. Una vez más: ¡feliz cumpleaños! ¡Te queremos!

Mi Preciosa Nuera

Mi esposa lleva días recordándome que hoy se celebra una fecha especial, ¡como si pudiera olvidarla! Es el cumpleaños de mi preciosa nuera... Te deseo el mejor de los aniversarios y aprovecho este mensaje para darte algunos avisos, así que no te sorprendas demasiado: te pediré permiso para sacarte a bailar durante toda la fiesta, llevarte lo mejor de la comida y robarte la atención del resto de los invitados. Ya sabes, como suegro, debo tener ciertos privilegios ¿no te parece? Espero que puedas compartir junto a mi hijo muchos años, meses, días, horas de felicidad, prosperidad y amor. Ambos se lo merecen. Tú, en particular, has traído a nuestra familia toneladas de alegría y ternura. Lo hermoso de tu persona se refleja maravillosamente en mis nietos consentidos. Gracias por ser como eres. Y ahora, ¡no perdamos más tiempo, porque cada minuto vale oro! ¡Qué comiencen los festejos!

Apreciada Nuera

Después de todo un año, llegamos otra vez a tu día, apreciada nuera: ¡feliz cumpleaños! Nuestra relación ha sido hermosa desde el primer momento, digan lo que digan por ahí. Entre la suegra y su nuera puede existir la mayor cordialidad posible. Tu carisma, tu personalidad tan interesante y tu autenticidad ganaron mi confianza. Te abrieron un lugar importante en mi corazón, junto al resto de mi familia. Por eso, con estas palabras quiero agradecerte la felicidad que le has brindado a mi hijo con tu amor, tu ternura y tu gracia especial. Ruego al cielo que te regale muchos años en su compañía y a mí una larga vida para ser testigo de semejante maravilla. Así, pues, celebra este día con el mayor de los gozos. Permíteme unirme al festejo, no solo como tu suegra, sino como tu segunda madre. Cuenta conmigo para lo que quieras. ¡Felicidades!